April 16, 2014 | Posted in: POLITICA

 

Maduro para Blog propio

El 8 de diciembre del año 2012 Chávez, en cadena nacional, se despide del país. Ya sabía que iba a morir. Siempre lo supo, pero quería ganar esas elecciones finales a como diera lugar. Pero llegó el momento final. Se acabó el partido y el comandante tenía que irse a Cuba a terminar la historia. Pero antes de enfrentar la realidad, le dejó un gran regalo al país. Le dijo: les pido de corazón que voten por él, Nicolás Maduro es mi sucesor. En eso estamos.

Maduro gana las elecciones del 14 de abril de 2013 por una diferencia mínima; es decir que muchísima gente no le hizo caso al deseo póstumo del comandante muerto. Incluso, para mucha gente ni siquiera ganó. Se impuso el ventajismo y el fraude. El ventajismo fue notorio. El fraude frontal no llegó a comprobarse, pues Maduro no aceptó el recuento de votos, lo que lo ha con vertido en sospechoso desde ese primer día. De allí que a cada rato pida que lo reconozcan. La gran oportunidad la perdió. Era el reconteo. Eso mataba todas las dudas. O trampeó o ganó legítimamente. Nunca se sabrá. Quedará la duda, eso sí.

A Chávez lo operan en Cuba ese mismo diciembre y más nunca se le vio vivo de nuevo. Murió y eso se anunció al país el 5 de marzo del año 2013. No obstante Maduro estaba encargado de la presidencia desde el mismo momento en que Chávez viajó a Cuba por última vez. Lo encargaron ilegalmente, como suele hacer todo este gobierno. Dijeron que Chávez estaba en capacidad de gobernar y todo lo que anunciaba Maduro, decidido en Cuba con los hermanitos criminales del Caribe, estaba firmado por el enfermo. Raro, pero así fue. Así que se puede decir que Maduro cumple años en gobierno es diciembre, aunque oficialmente asumió el 19 de abril. Y, además, está enchufado en esta estafa que llaman revolución, desde que comenzó. Eso quiere decir que tiene 15 años en el poder. Y, claro está, una inmensa obra que mostrarle al país.

Pero nos limitamos solo al primer año formal, no a los meses en que gobernó a escondidas cuando el comandante muerto estaba en Cuba. Encontramos una verdadera obra de estadista y líder social. Pero antes de ir a elecciones tenía que practicar una de sus aficiones favoritas. Tenía que devaluar la moneda tísica. Y lo hizo muy bien. Llega a las elecciones con una inflación voladora y el bolívar fuerte convertido en una moneda famélica. Ya en ejercicio sigue devaluando, los precios se le escapan, se queda sin divisas, se derramaban la reservas, crece el desabastecimiento y entra el país en la más terrible y poderosa crisis económica, social y política que se recuerde. Todo en un año. La inflación se le montó en más de 52%, una de las más grandes del mundo. Pero, más allá de la paralización de la economía, se le abrió un frente de batalla en las calles. Comenzó y sigue una etapa de conflictividad social que pinta como para seguir, pues la muralla de contención que es el diálogo no funcionará. El mismo gobierno torpedea el diálogo y posibles acuerdos.

No tiene nada qué celebrar Maduro. Al contrario. Aumentó el número de violaciones a los Derechos Humanos que le dejó el comandante muerto y además volvió papilla la Constitución que a estas alturas ya no es más que un papel amarillo y roto.

Un balance de terror. Todo el desastre en un año. Y falta. No hay ninguna intención de cambiar nada, de modificar nada.

A apretarse el cinturón.

elidesr@gmail.com / Twitter: @ejrl

 

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
Primer año de Maduro, el heredero, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Be the first to comment.

Leave a Reply


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*