June 15, 2014 | Posted in: CRONICA

Las milicias castrocomunistas venezolanas con seguridad desfilarían en el supuesto Mundial de Fútbol en Venezuela

Las milicias castrocomunistas venezolanas con seguridad desfilarían en un supuesto Mundial de Fútbol en Venezuela

Nicolás Maduro todavía presidente. Resultó reelecto en las elecciones del 2019 a solicitud expresa del pajarito en cadena nacional. De todo corazón les pido que voten por Maduro, dijo el Pájaro Guarandol, mientras daba una vuelta sobre su propio eje al compás de un joropo tuyero. Y finalmente se llegaba al día de la inauguración del Campeonato Mundial de Fútbol Venezuela 2021, el más caro de la historia. Se gastaron más de 52.000 millones de dólares para construir dos estadios. En realidad reformaron el Olímpico de la Ciudad Universitaria y el Cachamay de Puerto Ordaz. Lo demás igual. Claro está que también es el Mundial más corrupto de la historia. No faltaba más.

La inauguración, como estaba previsto, se realiza en el Olímpico, construido por Pérez Jiménez, aunque ahora el ministro del Deporte “Caballo Viejo” Alvarez, quien había dejado de ser potro hace rato, afirmaba a gritos que lo había construido la revolución. Maduro llega volando. Fue lanzado en paracaídas desde un globo aerostático que prestó Juan Barreto, disfrazado de comandante Chávez con boina y todo. Cayó justo en la mitad de la cancha donde lo esperaba el micrófono. Fue breve: declaro inaugurado este mundial revolucionario y les advierto a los que están con la criticadera que mejor se van del estadio o les abrimos una investigación vía fiscalía por magnicidio. Ya estamos veteranos en eso. Que comience el desfile y el show.

Lo primero. Sueltan 1.000 globos rojos que adornan el cielo de Caracas mientras liberan 1.000 gallinas nacidas en revolución traídas directamente de los gallineros verticales Che Guevara, ubicados donde antes quedaba el hipódromo La Rinconada. Y viene la música. Con la famosa melodía Patria, patria, patria querida… de fondo, inicia el show un edificio de cartón enorme, pintado de rojo y con los ojos de Chávez y su firma. Todo bien hasta que un ventarrón le saca el techo anime. Aparecen brincando 100 milicianos con sus respectivos bastones y sus planchas dentales en su santo lugar. De inmediato, 20 tractores chinos cargados de mazorcas importadas de Nicaragua acompañador por camionetas chinas vendidas por La Venezolana cargan pollos gordos, parecidos más bien a avestruces, que trajo la revolución desde Brasil para engalanar la apertura del mundial, que desde ya es promovido como el mejor mundial de la historia. El mundial del socialismo. No el mundial del capitalismo. Esa es la gran diferencia.

Sigue la coreografía con los infaltables militares a paso de ganso gritando Chávez vive y vive, la lucha sigue, al mismo tiempo en que los tres sukhoi que quedan sobrevuelan la cancha y lanzan volantes con la foto de Chávez el día del palo de agua cuando cerró su última campaña electoral. 50 motorizados irrumpen al terreno echando tiros al aire y cohetones dejando claro que estos juegos son pacíficos, pero armados. Varios pranes marchan con sus prosti prepago mostrando afiches de Venezuela Chévere. Para culminar el show inaugural anuncian el Himno Nacional cantado por el mismísimo comandante muerto. Arriba, más fuerte.

Inaugurados los juegos, pues.

elidesr@gmail.com / Twitter: @ejrl  

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)

Be the first to comment.

Leave a Reply


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*