May 10, 2014 | Posted in: ECONOMIA

Casi la mitad de la fuerza laboral venezolana está tirada en las calles vendiendo peroles. Es una vía para sobrevivir

Casi la mitad de la fuerza laboral venezolana está tirada en las calles vendiendo peroles. Es una vía para sobrevivir

Acaba de terminar el primer cuatrimestre del año y la anunciada crisis que llevará a Venezuela hasta el colapso ya muestra algo más que los colmillos. La cubanización avanza sin contemplaciones, mientras los próceres del socialismo pirata, junto a sus amos cubanos,  se terminan de robar la plata.

El balance es digno de la proverbial incapacidad del fallecido Hugo Chávez, heredara con creces por el hijo ilegítimo del finado, y empujada con fuerza por los verdaderos amos del poder en Venezuela, los hermanitos criminales del Caribe, los chulos Raúl y Fidel Castro. Desempleo en 7%, buhonería 45%, desempleo disimulado en empresas privadas casi quebradas 20%, inflación 56% y este año va para 70% fácil. Dinero despilfarrado 2 mil millones de millones de dólares. Déficit de viviendas 2 millones, destrucción de la vialidad y de la infraestructura del país, tecnología de hace cinco años, el crimen desatado y mandando. 5.000 empresas cerradas. Casi cero la inversión extranjera. Casi cero la inversión privada local. Es decir, una obra maestra de la destrucción y la mediocridad. Todo bajo el manto sagrado de la revolución cubana. A su imagen y semejanza.

Pero lo peor está por verse. Ya se ve algo. Pero lo que está por venir sí que es candanga como se autodenominaba el muerto. La alimentación de los venezolanos depende en 80% de la importación de toda clase de productos básicos. No hablamos de delicateses. No. Hablamos de desde caraotas hasta azúcar. Desde pollo hasta arroz. Un desastre estos chavistas. Confiscaron empresas y haciendas y las quebraron. Se robaron todo. Importan comida podrida y con sobreprecio. Los cubanos siempre metidos en el medio del negocio. Y la producción nacional no levantará. No hay confianza para invertir y la deuda del gobierno vía Cadivi, una deuda que no pagarán se acerca a los 7 mil millones de dólares. Por eso importan todos los elementos que componen el pabellón. Y los militares se han convertido en una mafia gigantesca.

La industria no se queda atrás. Quebrada. Técnicamente quebrada. Y las empresas que todavía están activas boquean, están en sus últimas, al borde de la quiebra. La deuda del gobiernito estafador con ese sector es de unos cinco mil millones de dólares. Solamente a Empresas Polar le adeudan 900 millones de dólares. Ya tuvo que cerrar una planta de producción de pastas. No hay medicinas, hay graves fallas en su mayoría. La causa: la misma. El gobiernito fraudulento no paga deudas en otorgamientos vía Cadivi. Les debe a los laboratorios unos seis mil millones de dólares. Y no los pagará porque además es gobierno maula. Pura propaganda y cadenas. Hasta ahí. Por eso usted tiene que recorrer medio país para comprar el medicamento que necesita o mandar a traer desde el exterior, si se trata de casos graves o crónicos. Es lo normal en estos tiempos de revolución pirata. No se diga nada del sector químico que no puede abastecer a lo que queda de industria nacional. Igual ocurre con el sector de envases. Hay productos que no salen al mercado justamente porque no existe el pote o la cajita donde introducir la mercancía. Ni mayonesa ni salsa de tomate. Una ruina, pues.

Es larga y profunda la destrucción. Lo han hecho muy bien los chavistas y los cubanos. Seguiremos en nuestro próximo blog.

Solo miren al sector automotriz.

elidesr@gmail.com / Twitter: @ejrl

 

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 3.3/5 (4 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +1 (from 1 vote)
El chavismo destructor, 3.3 out of 5 based on 4 ratings

Be the first to comment.

Leave a Reply


You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*